Internacional

El sábado pasado se realizaron paralelamente en Santiago dos grandes marchas ciudadanas: una contra el proyecto hidroeléctrico Alto Maipo y otra para decir con  absoluta claridad que Chile quiere detener la masacre al Pueblo Palestino. En ambas se movilizaron humanistas junto a los miles de chilenos, exigiendo a las autoridades del país y del mundo que intervengan de manera urgente y eficiente, respecto de emergencias de las cuales la ciudadanía es consciente y se moviliza para que se solucionen; recuperar nuestros recursos naturales y rechazar a todo bando que proclame un ideal más alto que la vida. Este sábado 9 de Agosto se repite la convocatoria para terminar con el genocidio en Gaza, a las 12.30 hrs, en Plaza Italia.

MarchaXPalestinaSantiago02082014-15
Fotos de Sergio Bastías

El pasado sábado al medio día se reunieron alrededor de 10.000 chilenos en el Paseo Ahumada de Santiago, acudiendo al llamado de la Federación Palestina de Chile a “manifestarse de forma pacífica en repudio al accionar israelí en la Franja de Gaza”. Así, poco a poco comenzaron a llegar personas de distintas organizaciones sociales, exigiendo la intervención internacional en protección a los derechos humanos en Gaza y expulsar de nuestro país al embajador israelí en Chile.

“Estamos pidiendo que la presidenta Michelle Bachelet expulse al embajador de Israel y que rompa relaciones con Israel. Queremos decirle al mundo que los chilenos se han parado en contra de la masacre israelí”, dijo Mauricio Abu-Gosh, Presidente de Federación Palestina en Chile, a un medio nacional.

MarchaXPalestinaSantiago02082014-1
Mientras tanto en Plaza Italia se reunían otros 10.000 manifestantes, para rechazar el proyecto hidroeléctrico que se pretende construir en el Cajón del Maipo, llamado Alto Maipo, de la empresa  transnacional  AES Gener y del millonario grupo Luksic. El cual destruiría la biodiversidad de la región Metropilitana y dañaría los recursos naturales del país, dejando entrever la importancia de recuperar el derecho al Agua.

Miles de familias, organizaciones sociales y barriales sostuvieron un largo andar, convencido y colorido, hasta que la pacífica marcha masiva se detuvo frente a La Moneda, donde se extendió la frase “Bachelet No Alto Maipo”, con la colaboración de 50 personas que levantaron carteles con cada letra. Continue reading

1. Los humanistas rechazamos a todo bando que proclame un ideal más alto que la vida y a toda causa que, para imponerse, genere sufrimiento.

2. Cada vida humana que se apaga por la acción intencional y violenta de otro ser humano trae sólo oscuridad. Esta es la infamia de Netanyahu. El uso demencial de tanta fuerza es un crimen en contra de la humanidad.

3. Israel debe retirarse de los territorios ocupados. Los territorios deben ser devueltos a las fronteras de 1967. Palestina tiene el derecho irrestricto a tener su propio Estado.

4. Hamas debe detener el lanzamiento de misiles. Son un impedimento y están trayendo de regreso mucha crueldad para su propio pueblo.

5. La atrocidad del ataque de Israel en Gaza está afectando seriamente la moral del mundo. Cualquier argumento que se oponga a la paz entre ambos pueblos, sólo muestra el rostro de quienes sostienen a la violencia como viga y fundamento. Amparados en falsas democracias, obedecen a grandes imperios económicos y sus industrias militares.

6. Hoy, más allá de todo cálculo es necesaria la compasión y Palestina necesita la nuestra, tal como la necesita toda la gente que en muchos países está sufriendo por el hecho de la guerra.

Partido Humanista de Chile
HUm

pedidoxlapaz

Renunciamos a todo bando que proclame un ideal más alto que la vida” establece la convocatoria a un “Pedido por la Paz en Israel y Palestina”, a realizarse hoy jueves 24, a las 18:00 horas, en la Plaza de la Constitución. Para comprender mejor esta acción ciudadana, contactamos a una de sus organizadoras, la humanista Daniela Hirsch, que a continuación nos cuenta en detalles cómo se gestó y de qué se trata el encuentro.

¿De qué se trata este “Pedido por la Paz”?
Esta es una convocatoria a un encuentro público, a expresar nuestro profundo deseo de que cese la violencia en Palestina e Israel. Consideramos que lo que está sucediendo allí es un retroceso histórico y moral para la humanidad, y como humanistas, no podemos ser indiferentes al dolor y al sufrimiento que hoy se vive allí.
¿Quiénes convocan y cómo surge la idea?
La idea surge de un grupo de humanistas de Bolivia, que convocaron a personas de todo el mundo a realizar un pedido similar, en forma simultánea en diversos lugares. Este pedido se realizará en más de 30 ciudades, en las que participarán miles de personas, algunas de ellas de las comunidades Palestinas e Israelies, y muchos otros que no se sienten ajenos a la necesidad de terminar con la violencia como modo de resolución de conflictos. 

¿Cuál es la importancia de realizar una acción de estas características, en dónde radica su trascendencia?
Esta actividad es importante porque aquellas personas que quieren la Paz, son más que aquellas que quieren la guerra y la violencia. Sin embargo, pareciera que estos últimos hacen más ruido y manipulan de acuerdo a sus intereses al resto. 
Queremos dejar en claro que somos más los que queremos la paz. Creemos que es importante presionar a nuestros gobiernos, para que pasen de las palabras a la acción, exigiendo a ambas partes una salida pacífica de este conflicto.
Es por esto que invitamos a todos aquellos que no son indiferentes al dolor y sufrimiento que hoy se vive; a aquellos que tienen certeza que la resolución de este conflicto se centra en la prioridad de la paz y no en justificaciones de la muerte. A ellos invitamos. Este jueves 24 de Julio, a las 18:00 hrs, en la Plaza de la Constitución, a Pedir por el cese de la violencia en Palestina e Israel.

 

 

header

El Partido Humanista Internacional repudia las acciones militares de Israel en territorio palestino y manifiesta su solidaridad con el pueblo que sufre una agresión de inusitada violencia y la amenaza de mayores atropellos.

Asimismo denuncia la campaña de desinformación que ha obstaculizado expresiones de solidaridad en muchos lugares del mundo y la manifiesta inoperancia de las Naciones Unidas.

La decisión del gobierno de Israel cuenta con el apoyo explícito de los Estados Unidos y la complicidad de los países de la OTAN-NATO y el rechazo de su propia población que está siendo reprimida fronteras adentro por el gobierno de derecha de Netanyahu.

La comunidad internacional está comenzando a buscar claridad y precisión para lo que se denomina con ligereza conflicto palestino–israelí, cuando en realidad se trata de una avanzada territorial de Israel que omite toda consideración humanitaria.

Cada vez que ocurren estos reiterados enfrentamientos que ya desde 2008 se han vuelto constantes y reducen el territorio de Gaza y Cisjordania, la mayoría de los países se pronuncian inútilmente en “favor de un Estado Palestino y del cumplimiento irrestricto por parte de Israel de las resoluciones de Naciones Unidas, que se violan en forma permanente.” Es evidente que con manifestaciones de repudio y exhortaciones a la paz no se consigue absolutamente nada y hay que avanzar con resolución en la toma de posiciones frente a la crueldad manifiesta del gobierno israelí.

Los humanistas llamamos a las personas de buena voluntad en todo el mundo a presionar a las organizaciones sociales, sindicales, políticas, culturales y de cualquier otro tipo a las que pertenecen, a desarrollar todas las acciones necesarias para condenar el accionar violento del gobierno de Israel, concretar acciones de solidaridad con el pueblo palestino, denunciar la manipulación mediática y parar este genocidio.

Llamamos igualmente a realizar acciones de resistencia a las agresiones de Israel, de forma creativa y no-violenta, como puede ser el rechazo a los productos israelitas, a sus empresas y negocios presentes en los diferentes países, y a dirigir mensajes de repudio a esta política a los consulados y embajadas de Israel en todo el mundo, con copia a los representes de la ONU en cada lugar.

Finalmente, destacamos la valentía de miles de ciudadanos israelistas que se oponen a la guerra y actúan en su propio país tratando de parar la masacre. Existen grupos de madres judías y palestinas que trabajan por la paz. Debemos darle todo nuestro respaldo y visibilidad por las redes sociales y medios alternativos.

Para todos los seres humanos que creen en la paz y en la concordia entre las naciones hay un nuevo desafío y una nueva empresa: El fin de la guerra en Oriente Medio y dar pasos en dirección a la reconciliación y la convivencia pacífica entre los pueblos palestino e israelita, sacando de allí las manos de los mercenarios de la guerra, que la promueven desde poderosos países ajenos a la región.

​Partido Humanista Internacional, Federación de Partidos Humanistas

Santiago, 8 Julio 2014

evo y bachelet(Foto de www.larepublica.pe)

En relación al anuncio realizado ayer por la Presidenta Bachelet respecto de la decisión de impugnar al Tribunal Internacional de La Haya, creemos que ha cometido un grave error al negarle competencia a este tribunal como árbitro en el conflicto con Bolivia. Un error que no ha sido sólo de ella,  sino también del canciller, de los expresidentes de la república y de los presidentes de los partidos políticos a los que consultó.

El Tribunal Internacional de La Haya es el resultado de un acuerdo internacional del cual Chile es firmante y como tal se ha comprometido a respetarlo. Es un acuerdo de arbitraje en el que si una de las partes lo rechaza, queda anulado en su autoridad por ese sólo hecho. Los acuerdos son acuerdos, mientras así lo queremos. Impugnarlo puede llevar a un éxito de corto plazo “y salirme con la mía”, pero con esa acción no hemos resuelto nada y postergamos un problema que se nos vendrá encima en el futuro cercano o lejano y que se nos puede volver en contra cuando cambie la relación de fuerzas. Esto es algo perfectamente posible ya que el contexto internacional de Estados Unidos o Brasil pueden variar y éstos u otros países pueden tener y buscar imponer intereses geopolíticos distintos a los de hoy. ¿En ese momento podremos recurrir a los acuerdos internacionales para velar por la justicia?

Esta decisión de la presidenta es un mal ejemplo para los chilenos que necesitamos modificar los acuerdos internos tomados al amparo de la violencia y de la ilegitimidad; necesitamos reformar la educación, el sistema económico y la Constitución a pesar de haberlos avalado con anterioridad. Imponer el inmovilismo que reclama la presidenta por el tratado de 1904, es presionar la historia y forzarla. Esto no lleva a nada bueno.

Mala señal también la que da Chile al mundo. Una vez más nuestro país busca apartarse de los caminos de diálogo y de acuerdo jurídico, apareciendo ante el mundo como poco proclive al fortalecimiento de las relaciones con sus países vecinos. En un mundo que avanza hacia la integración regional no son buenas estas reacciones que nos aíslan cada día más.

Este tema no afecta sólo a los gobiernos, afecta a los conceptos éticos de los habitantes. Así como actúa el gobierno con sus vecinos, actuarán los vecinos con sus vecinos. ¿Acaso impugnaremos una autoridad consensuada cada vez que una de las partes se siente perjudicada?

Queremos resaltar la importancia de contar con Instituciones Internacionales como el Tribunal de La Haya ya que son justamente estos acuerdos los que permiten la resolución de conflictos entre países en forma razonable a través de caminos jurídicos y no con el uso de la violencia como sucedía habitualmente.

Este error puede ser sólo compensado si se inicia una política de diálogo proactivo con Bolivia y con Perú, para llegar a una solución consensuada, definitiva y plebiscitada por los pueblos. Esto es un llamado, no al gobierno, que al fin y al cabo es sólo un síntoma de nuestra conciencia social, es un llamado a la conciencia moral de los chilenos. Un llamado a reflexionar sobre cómo se resuelven conflictos entre hermanos, entre vecinos, entre seres humanos.

Firmamos esta breve reflexión a título personal, no como representantes de las instituciones a las que pertenecemos.

Tomás Hirsch                                    Dario Ergas

Opinión Humanista
Pressenza
No items.
Canal Humanista
Canal de Tomas Hirsch