Internacional

Santiago, 8 Julio 2014

evo y bachelet(Foto de www.larepublica.pe)

En relación al anuncio realizado ayer por la Presidenta Bachelet respecto de la decisión de impugnar al Tribunal Internacional de La Haya, creemos que ha cometido un grave error al negarle competencia a este tribunal como árbitro en el conflicto con Bolivia. Un error que no ha sido sólo de ella,  sino también del canciller, de los expresidentes de la república y de los presidentes de los partidos políticos a los que consultó.

El Tribunal Internacional de La Haya es el resultado de un acuerdo internacional del cual Chile es firmante y como tal se ha comprometido a respetarlo. Es un acuerdo de arbitraje en el que si una de las partes lo rechaza, queda anulado en su autoridad por ese sólo hecho. Los acuerdos son acuerdos, mientras así lo queremos. Impugnarlo puede llevar a un éxito de corto plazo “y salirme con la mía”, pero con esa acción no hemos resuelto nada y postergamos un problema que se nos vendrá encima en el futuro cercano o lejano y que se nos puede volver en contra cuando cambie la relación de fuerzas. Esto es algo perfectamente posible ya que el contexto internacional de Estados Unidos o Brasil pueden variar y éstos u otros países pueden tener y buscar imponer intereses geopolíticos distintos a los de hoy. ¿En ese momento podremos recurrir a los acuerdos internacionales para velar por la justicia?

Esta decisión de la presidenta es un mal ejemplo para los chilenos que necesitamos modificar los acuerdos internos tomados al amparo de la violencia y de la ilegitimidad; necesitamos reformar la educación, el sistema económico y la Constitución a pesar de haberlos avalado con anterioridad. Imponer el inmovilismo que reclama la presidenta por el tratado de 1904, es presionar la historia y forzarla. Esto no lleva a nada bueno.

Mala señal también la que da Chile al mundo. Una vez más nuestro país busca apartarse de los caminos de diálogo y de acuerdo jurídico, apareciendo ante el mundo como poco proclive al fortalecimiento de las relaciones con sus países vecinos. En un mundo que avanza hacia la integración regional no son buenas estas reacciones que nos aíslan cada día más.

Este tema no afecta sólo a los gobiernos, afecta a los conceptos éticos de los habitantes. Así como actúa el gobierno con sus vecinos, actuarán los vecinos con sus vecinos. ¿Acaso impugnaremos una autoridad consensuada cada vez que una de las partes se siente perjudicada?

Queremos resaltar la importancia de contar con Instituciones Internacionales como el Tribunal de La Haya ya que son justamente estos acuerdos los que permiten la resolución de conflictos entre países en forma razonable a través de caminos jurídicos y no con el uso de la violencia como sucedía habitualmente.

Este error puede ser sólo compensado si se inicia una política de diálogo proactivo con Bolivia y con Perú, para llegar a una solución consensuada, definitiva y plebiscitada por los pueblos. Esto es un llamado, no al gobierno, que al fin y al cabo es sólo un síntoma de nuestra conciencia social, es un llamado a la conciencia moral de los chilenos. Un llamado a reflexionar sobre cómo se resuelven conflictos entre hermanos, entre vecinos, entre seres humanos.

Firmamos esta breve reflexión a título personal, no como representantes de las instituciones a las que pertenecemos.

Tomás Hirsch                                    Dario Ergas

El fracaso de un largo ciclo

Publicado en Pressenza.com
Autor : Fecha: 23 mayo 2014

Eclipse of the Sun, 1926, oil on canvas

                                                                                                                                                             Heckscher Museum of Art

Hace algunas semanas estuvo en Chile Thomas Piketty, invitado por el gobierno recién electo. Por cierto, su visita pasó desapercibida para el gran público, seguramente porque los medios de difusión en manos de las oligarquías locales no tuvieron ningún interés en destacar a un personaje que ha generado un gran debate mundial en torno a su último libro, El Capital en el siglo XXI. De hecho, el economista neo-keynesiano Paul Krugman, Premio Nobel de Economía 2008, publicó una de sus habituales columnas en el New York Times con un título muy sugerente: El pánico a Piketty.

Lo que hace el economista francés en su extenso estudio es aportar abundante evidencia empírica respecto del comportamiento del capital durante los últimos tres siglos, para concluir que la desigualdad aumentó en el mundo hasta unos niveles astronómicos durante este extenso período de tiempo. Se vienen abajo de un “zuácate” (chilenismo aceptado por la RAE) todos los grandes mitos en los que se sustentaba el neoliberalismo para justificarse frente a los pueblos. Ahora queda fehacientemente demostrado que el paradigmático chorreo no alcanzaba ni para goteo y que la rentabilidad del capital es siempre muchísimo más alta que la rentabilidad del trabajo. Pero sobre todo, se desmiente aquella vieja majadería de la meritocracia, puesto que en la gran mayoría de los casos la acumulación de activos se ha producido por herencia y no como consecuencia del esfuerzo personal o la capacidad de emprendimiento.

De manera que, gracias a esta investigación, finalmente ha quedado en evidencia el completo fracaso del capitalismo porque no ha sido capaz de cumplir ninguna de sus promesas fundacionales: tiende a concentrar la riqueza en pocas manos y no premia el esfuerzo individual. ¿Qué sucederá ahora, cuando los farsantes han sido desenmascarados? ¿Qué harán los pueblos del mundo, todavía ilusamente aferrados al mito del dinero y el bienestar material? Continue reading

12

Este jueves 29 de mayo, Tomás Hirsch y Jorge Arrate se unen para realizar el lanzamiento público del documento de 12 puntos, donde Alfredo Castro, Diamela Eltit, Francisco Figueroa, Jaime Huenun, José Aylwin, Juan Guzmán, Roberto Celedón, Salvador Muñoz, Sara Larraín, Efren Osorio, Fernando García, entre otros, son parte de los 21 personajes de la izquierda extra parlamentaria y del mundo social y cultural, que se reunieron para establecer los ejes centrales sobre los cuales hay que trabajar en conjunto, para impulsar los cambios reales que Chile necesita.

La anulación de la Ley de Amnistía  será el primer punto a tratar en el contexto de una serie de debates que se realizarán entorno a este documento, para ampliar la discusión pública y luego traducirla en propuestas concretas para el gobierno.

La cita es en el Café Literario Parque Balmaceda (metro Salvador), a las 19.00 horas y  en esta ocasión participan Fabiola Letelier, Salvador Muñoz, Roberto Celedón, Gabriela Zuñiga y Manuel Jacques.

No te lo pierdas! Asiste, difunde y comparte!

Wolf Linder es un destacado académico suizo, experto en la reflexión y desarrollo del modo de gobernar conocido como Democracia Directa. Ayer estuvo presente en la escuela de Ciencias Políticas de la Universidad Diego Portales, para explicar de qué se trata este modo de enfrentar la política y cuál ha sido la experiencia en su país, Suiza, donde hace más de 150 años el pueblo ejerce poder soberano sobre la legislación y sus derechos individuales.

linder

Educación pública, gratuita y de calidad, además de confianza en las instituciones políticas son justamente los dos pilares fundamentales que menciona Linder, al explicar la base que sustenta una exitosa democracia directa. Coincidentemente ambas son visibles debilidades de nuestra democracia representativa, que según los resultados de abstención en las últimas elecciones y el cuestionado sistema binominal, de representativa queda poco.

Tras años de experiencia, Suiza – un país con 8 millones de habitantes-, es el mayor referente del mundo en esta materia. Y es que desde el siglo XIX su sistema político establece la participación ciudadana en todas sus dimensiones: acoge iniciativas populares para la formulación de proyectos de ley, las cuales son presentadas a los poderes del Estado para que considere un determinado asunto público, otorgándole al pueblo la posibilidad de realizar reformas legislativas e incluso constitucionales; requiere la consulta ciudadana a través de referendos para la desaprobación o aprobación de una nueva legislación; y permite destituir de su cargo a funcionarios electos antes de finalizar su mandato, a través de un procedimiento revocatorio.

Fernando García, cientista político y profesor, rescata varios aspectos de esta manera de ejercer la democracia y asegura que algunos de sus elementos podrían ser muy relevantes para Chile. “Me parece muy interesante la soberanía total del pueblo al enfrentarse a un referéndum, como también la capacidad civil de agruparse a discutir temas de interés, donde finalmente se incorporan en la redacción de los proyectos de ley, las perspectivas de los movimientos minoritarios que también necesitan ser representados dentro de un país”, destaca García.

Por su parte, Danilo Monteverde, Presidente del Partido Humanista, pone acento a la cultura y responsabilidad política que han desarrollado los expertos europeos y sostiene que “a partir de experiencias locales e individuales, los ciudadanos suizos ahora trabajan desde una visión de comunidad muy profunda y eso es muy rescatable e importante para la construcción de un país”. Y es que, según lo mencionado por Linder, a partir de las distintas instancias democráticas que han explorado, la gente de ese país ha comprendido la importancia de las iniciativas populares y, por lo tanto, existe mayor participación ciudadana mediante partidos políticos, organizaciones sociales, fundaciones, comunidades locales, entre otros. Asimismo, las autoridades han debido acercarse completamente a las personas, puesto que sólo a través de una cercana relación se logra la convergencia de intereses, respecto de un determinado asunto público.

Según explicaba el destacado académico suizo, él no busca vender su modelo de democracia, puesto que cada país tiene su historia, su cultura y su sistema político imperante. Sin embargo,  es enfático al platear que siempre es posible rediseñar este modelo a las respectivas realidades de cada país. Como bien lo recuerda Monteverde “el profesor sí comentaba que debe haber una base en la educación pública, gratuita y de calidad –justamente lo que acá estamos planteando-, y también una potente educación cívica, que debe ser transversal para todos.  Aun así, comentaba que no era un tema entre gente educada simplemente, sino que las votaciones también son llevadas a cabo por personas de distintos niveles socioeconómicos, donde gente de escasos recursos ha podido decidir sobre sus temas e iniciativas. Por lo tanto, la base educativa no genera una exclusión de las personas con menor grado de educación, sino que por el contrario, pasaba a ser un sistema social y político bastante inclusivo”.

En Chile se iniciaba la década del 90 y la diputada humanista Laura Rodríguez, presentó un proyecto de ley donde se proponía la posibilidad de plantear discusiones políticas mediante iniciativas ciudadanas. Sin embargo esa propuesta no llegó a ninguna parte, puesto que sus compañeros parlamentarios la rechazaron. A esto mismo se refiere García -15 años después-, cuando comenta que “ojalá que en Chile logremos diseñar un tipo de política que efectivamente profundice la democracia y que podamos tomar decisiones que no siempre surjan a partir de la elite política o de la elite económica, lo cual hoy es el reflejo de nuestro país. Sin duda, los grupos que hoy están preocupados por del tipo de diseño político que debe surgir en nuestra reforma constitucional, deberían tomar en cuenta algunos aspectos de esta democracia, como por ejemplo el referéndum y la idea de iniciativas populares, que propuso Laura Rodríguez”.

De la misma manera lo plantea Monteverde, quien argumenta que “hoy hemos visto que en distintos países del mundo la democracia representativa ha entrado en un estado de crisis; España, Estados Unidos y otros, son muestras de eso. Los humanistas creemos que la Asamblea Constituyente nos puede acercar a la construcción de la democracia directa. Pero eso tiene que ir de la mano con instalar una cultura cívica y responsable en la gente, como también reestablecer las confianzas con los sectores políticos y la cercanía con nuestras autoridades”.

Oleg Yasinsky es ucraniano y residente en Chile hace 20 años. Es profesor de ruso y literatura, periodista independiente interesado en temas sociales y de DDHH, y corresponsal de varios medios alternativos de Rusia y Ucrania, en América Latina. Hace algunos días lanzó una campaña llamada “Ucrania, la buena gente de mi país: No a la Guerra, Todos somos Ucrania”, con el fin de recolectar firmas para detener las intervenciones extranjeras en tierra ucraniana. Más directamente, para levantar una bandera de paz, con el apoyo del pueblo chileno. A continuación una reflexiva entrevista a Yusinsky, quien promueve la No Violencia Activa en Ucrania, Chile y el mundo entero.

foto Oleg Yasinsky

¿De dónde surge está campaña de paz?
Nace de una necesidad humana. Desde que la situación en Ucrania se agravó -hace como un mes y medio-, con los amigos en Ucrania pensamos qué podríamos hacer, porque sentimos que los acontecimientos se están adelantando a nuestra capacidad de actuar. Por eso, conversando con los amigos de Chile y también con los de Ucrania, pensé que escribiendo una carta que marcara elementos comunes, podríamos buscar gente y ver qué respuesta esto puede tener. Más que nada, buscar sensibilidades dentro y fuera de Ucrania, para luego establecer nuevos pasos a seguir. Desde el Movimiento Humanista podemos rescatar algunas herramientas, al igual que con otras  experiencias del mundo que nos puedan servir.

En ese sentido, ¿cuál es el mensaje principal que debemos transmitirle a nuestros compatriotas chilenos, que muchas veces se ven tan ajenos a un conflicto como este?
Creo que, como hace décadas el pueblo ucraniano era parte del pueblo soviético y fue solidario con el pueblo chileno y latinoamericano, cuando acá se vivían brutales dictaduras y otras barbaridades, de esta forma, ahora el pueblo chileno podría devolverle la mano al pueblo de Ucrania. Así es como lo veo.

Vladímir Putin declaró que apoyaba las elecciones presidenciales en Ucrania, ¿qué te parecen esas declaraciones?, ¿crees que van en una dirección que aporta en la construcción de la paz en territorio ucraniano? Continue reading

Opinión Humanista
Pressenza

Evo Morales fue proclamado presidente reelecto de Bolivia por segunda vez consecutiva con 61,04 por ciento de los votos, confirmó la autoridad electoral del país, pero el partido gobernante aún no pudo asegurarse el control de dos tercios d [leer más...]

Por Lucero Mendizábal para Subversiones El 30 de agosto se conmemoró el Día internacional por las y los desaparecidos. En México, se salió a las calles evidenciando la vigencia sobre la desaparición forzada que data desde hace décadas. Mont [leer más...]

Por: Réjane Ereau “Si Ud. quiere ser feliz, séalo”, dijo el escritor León Tolstoi. ¿Es nuestra mentalidad la que crea nuestra realidad? Así dice la “ley de la atracción”, presentada como una clave para la felicidad. ¿De qué se trata? ¿Atrae [leer más...]

Centenares de personas arremeten contra la ministra y el consejero de Sanidad regional por la “nefasta” gestión de la crisis sanitaria por el ébola. La marcha ha denunciado también el desmantelamiento de varios centros de salud mental auton [leer más...]

En Brasil se disputa el próximo 26 de octubre la segunda vuelta de las elecciones generales para decidir quién será el próximo Presidente. Las dos opciones son bien distintas teniendo en cuenta el curso que puedan tomar los acontecimientos [leer más...]

Canal Humanista
Canal de Tomas Hirsch